FALLECIÓ EL CUATRO VECES CAMPEÓN NACIONAL DE LA RIENDA, ALFREDO MUÑOZ PALACIOS

Falleció en la madrugada de este sábado un legendario campeón de la Rienda. A los 95 años de edad, murió Alfredo Muñoz Palacios (QEPD), quien fue campeón de Chile en la disciplina en 1974, 1975 y 1976 montando a Taponazo; y en Harapienta.

A través del portal Caballoyrodeo.cl, la Federación del Rodeo Chileno y la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena envían sus más sentidas condolencias a la familia de don Alfredo Muñoz Palacios.

Recordamos una entrevista realizada por CaballoyRodeo.cl en 2013 durante la Expo Nacional que se realizó en Valdivia:

Alfredo Muñoz sigue galopando como en sus mejores tiempos

A despecho de sus años, el ex cuádruple Campeón Nacional de la Rienda continúa manteniendo ese afiatamiento con el caballo, como lo demostró en Valdivia.

Entre los presentadores de los ejemplares participantes en la Exposición Nacional efectuada en Valdivia, estuvo nada menos que un ex Campeón Nacional de Movimiento a la Rienda. Se trata de Alfredo Muñoz Palacios, quien mostró los potros del criadero Cotrilla, luciendo toda su apostura y sus habilidades como jinete.

Luego de su labor en la pista, Caballoyrodeo.cl conversó con este gran exponente de la Rienda, ganador en cuatro ocasiones del título máximo (años 1974, 1975, 1976 y 1979), para que nos contara de aquellos años y cómo ve esta disciplina actualmente.

“La Rienda empezó cuando yo tenía 20 años, en la Quinta Normal de Santiago. Después en los rodeos por ahí fui practicando y compitiendo hasta llegar a Rancagua y ser Campeón de Chile durante tres años consecutivos con el Taponazo, marcando 60 puntos, quebrándole el récor a don Chanca Urrutia en el Cachupín. Y después, fui Campeón nuevamente en la yegua Harapienta. En esa oportunidad derroté a Juanito Valderrama  en el Regalón. Y esa ha sido más o menos mi historia en la Rienda; después hemos participado en eventos, en rodeos y todo. Siempre pendiente de la Rienda. Y trabajando los caballos del criadero Cotrilla”, señaló.

“En el criadero llevo cuatro años, presento los caballos en las exposiciones y también tengo un par de caballos del criadero que se pueden mover. He salido a los rodeos de por aquí de la zona. Saqué el año antepasado la yegua Bellota, después saqué a la Tiaca, a la Hilandera. Y ahora hay por ahí otro parcito de caballos para mover”, acotó.

Nos contó que tiene 83 años y que nació en Los Andes.

“Mi familia trabajaba con los de La Fuente, con don Perfecto De la Fuente Del Villar, primo de don Ricardo de la Fuente Chaparro, papá del Cacaro De la Fuente. De allá salí yo. Después trabajé de empleado con don Gustavo Rivera Bustos, abuelo del actual Administrador del criadero Santa Isabel, de Tomasito Rivera. Por ahí va la cosa. Posteriormente lo hice en el criadero Las Mercedes, de don Baltazar Puig, de donde salieron todas esas yeguas buenas, la Reserva, la Talavera; todas esas yeguas”.

Siguiendo con su historia, dijo que luego trabajó en el criadero Curiche, donde corría caballos extra.

“Llegábamos a un rodeo con cuatro, cinco colleras y todas se premiaban. Había buenos rivales en esa época; estaba don Avelino Mora, don Tito Villegas y varios más. Y en la Rienda, aparte de competir con don Chanca Urrutia y Juan Valderrama, también lo hice contra Raúl Rey, a quien también lo gané. Lo mismo con el Nano Barra, a quien le gané en la Quinta Normal”, rememoró.

Dada su experiencia, le preguntamos qué le parece que actualmente sean tan pocos los jinetes que mueven a la Rienda, si es porque faltan caballos o porque faltan jinetes.

“No, no faltan caballos ni faltan jinetes; lo que pasa es que hay poco incentivo. No se le da la importancia que necesita este asunto. Porque usted ve que en los rodeos nadie se preocupa de ir a mover a la Rienda. Solamente a veces salgo yo en la zona; cuántas veces en Osorno he salido a mover solo. ¿Por qué?, porque no hay nadie que se preocupe de ir a competir. Así que esa es la historia”.

También le preguntamos si advierte interés en los más jóvenes por mover a la Rienda, respondiendo enfáticamente: “Ese es el problema, los jóvenes no se interesan, sólo se interesan en trabajar los caballos para que choquen con los novillos, nada más. Para que choquen, porque ni siquiera arreglan”.

Y añade que la Rienda es la base del Rodeo, “porque, un caballo bien arreglado corre de todas maneras”, precisando qué es lo fundamental a tener en cuenta para quienes quieren iniciarse en la Rienda, que quieren trabajar un caballo para participar en ella.

“Lo primero es paciencia; un caballo para la Rienda no sale de un rato para otro. Es un proceso largo en que hay que tener paciencia; de criarlos con mucha calma. Y así se obtienen resultados”, advirtió con total seguridad.

Fuente: www.caballoyrodeo.cl

Scroll to Top